Internet de los sentidos para “alterar fundamentalmente” la conciencia humana, cuando finalmente suceda

Internet de los sentidos podría alterar fundamentalmente la conciencia humana y la forma en que las personas experimentan la realidad. Planteará importantes desafíos de privacidad y seguridad, incluso si las limitaciones tecnológicas existentes significan que aún faltan años.

Una leve brisa proveniente del mar se siente agradable en tu piel bronceada. El aire vigorizante del agua salada mezclada con protector solar huele a verano. La arena te hace cosquillas en los pies y el sonido de las olas rompiendo contra las rocas en la distancia es relajante. Un día perfecto en la playa, mientras estás físicamente en tu sala de estar.

Esto podría ser posible con el surgimiento de Internet de los sentidos, un término acuñado por el gigante sueco de telecomunicaciones Ericsson en 2019 para describir una combinación de tecnologías futuras que dependen de redes 5G y 6G súper rápidas para facilitar experiencias multisensoriales.

“La tecnología digital actual utiliza principalmente dos sentidos: la vista y el oído. Pero puede ser pronto que podamos sentir, saborear y oler objetos digitales de una manera que sea indistinguible de las experiencias físicas”, dijo Damir First, cofundador de la empresa de software de realidad aumentada (AR) Matterless.

Ericsson dijo que los consumidores tenían las expectativas más altas para las gafas AR en su informe 10 Hot Consumer Trends 2030. Eventualmente, se espera que el propio cerebro pueda funcionar como una interfaz, con el usuario solo necesitando pensar en los comandos “y sucederán”.

Todo esto podría dar lugar a teléfonos inteligentes que puedan prescindir de las pantallas táctiles y “el fin de los teclados, ratones, controladores de juegos y, en última instancia, las interfaces de usuario para cualquier dispositivo digital”, con dispositivos portátiles capaces de “traducir idiomas al instante, permitirnos controlar nuestro ambiente sonoro y experimentar el olor, el sabor, las texturas y la temperatura digitalmente”.

Interfaz cerebro-computadora NextMind. Imagen de NextMind

Asuntos de privacidad

En 2019, Ericsson creía que la tecnología avanzada permitiría una Internet de los sentidos completa para 2025 e incluiría la capacidad de comunicar pensamientos digitalmente para 2030. Este marco de tiempo ahora parece exagerado. Muchas de las soluciones que podrían conducir a la Internet de los sentidos aún están en pañales.

“Soy escéptico sobre el Internet de los sentidos en estos días. La imperfección de la tecnología actual genera incomodidad y pérdida de realismo”, dijo Alexey Voropaev, líder técnico del sistema de percepción de camiones autónomos en Evocargo.

Esto explica en parte por qué Meta lucha por ganar el atractivo masivo de su visión del metaverso al que se puede acceder a través de un costoso conjunto de auriculares de realidad virtual (VR). La clave del éxito para hacer que la experiencia inmersiva funcione es una conexión directa entre un sistema nervioso y una computadora, dijo Voropaev.

Algunas empresas que trabajan en este campo, como Neuralink de Elon Musk, cifran sus esperanzas en los implantes cerebrales para lograr una interfaz neuronal, lo que genera escrutinio público y quejas de grupos de derechos de los animales por los experimentos con monos. La tecnología que requiere intervención quirúrgica podría potencialmente abrir la caja de Pandora de una pesadilla regulatoria.

“Debido a la complejidad y el conservadurismo de las tecnologías relacionadas con la medicina, estas tecnologías necesitarían más de una docena de años para su adopción masiva”, dijo Voropaev.

Una variedad de nuevas empresas está trabajando en tecnología de interfaz neuronal no invasiva. Hay una solución con clip de NextMind, una empresa con sede en París adquirida por Snap en marzo. También hay una pulsera neuronal desarrollada por CTRL-Labs, una startup con sede en Nueva York que Meta compró en 2019.

Incluso sin la necesidad de un implante cerebral, existe la cuestión siempre apremiante de la privacidad.

“La gran cantidad de datos que podrían recopilarse a partir de una experiencia multisensorial brindará a los proveedores de estas experiencias la oportunidad de recolectar datos de órdenes de magnitud mayores de lo que podemos imaginar hoy”, dijo First.

Reacciones químicas… y contexto

También existen múltiples desafíos tecnológicos que superar para que la internet de los sentidos despegue. Aparte de los avances en comunicaciones inalámbricas, AR, inteligencia artificial y automatización, el cambio de experiencias basadas en pantalla a experiencias basadas en sentidos requerirá dispositivos de audio, visuales y hápticos completamente nuevos.

Ya existe una gran cantidad de investigaciones. Las gafas AR livianas de compañías como Qualcomm y las lentes de contacto de Mojo Vision permitirán a los usuarios proyectar objetos digitales en el espacio físico con “niveles asombrosos de realismo”, según First. Mientras tanto, investigadores de la Universidad de Meiji en Japón han desarrollado un prototipo en etapa inicial que replica los sentidos del gusto llamado sintetizador Norimaki.

Sintetizador Norimaki. Imagen de la Universidad de Meiji

Emular un sentido del tacto preciso podría resultar ser el mayor desafío. Si bien la retroalimentación háptica ya está disponible en la actualidad, todavía queda mucho camino por recorrer hasta que los sentidos de peso, movimiento, temperatura y textura de los objetos digitales sean los correctos.

“La latencia baja es un factor crucial cuando queremos crear sensaciones táctiles. Nuestro toque responde a vibraciones que son sensibles a cambios de más de un milisegundo. Esto crea la necesidad de una latencia muy baja para recrear un sentido del tacto creíble”, dijo First.

Algunas investigaciones han recurrido a la química para encontrar soluciones. Un equipo de la Universidad de Chicago está desarrollando un nuevo tipo de retroalimentación háptica que llama “háptica química”. Su enfoque se basa en un sistema de parches portátiles que estimulan la piel a través de cinco productos químicos diferentes que contienen.

El mentol y la capsaicina simulan frescura y calidez, respectivamente; la lidocaína se usa para una sensación de entumecimiento; sanshool hormiguea la piel; y el cinamaldehído simula una sensación de escozor, lo que podría ser útil para transmitir comentarios negativos.

Demostración del sistema háptico químico.  Imagen de la Universidad de Chicago

La psicología humana es otra barrera, y la tecnología deberá ajustarse para abordar los desafíos de comportamiento. Ese aire marino salado que olía tan fresco en tu día virtual en la playa podría convertirse en un hedor a pescado en el entorno urbano.

“Aunque el cerebro recibe señales de nuestras papilas gustativas y nariz, la percepción real del gusto y el olfato requiere una interacción complicada en el cerebro y sus expectativas”, dijo First.

Si se domina, la tecnología que aprovecha eso, mejora los sentidos y selecciona los matices de los cambios de temperatura, el equilibrio y la gravedad podría expandir las limitaciones de un cuerpo físico, dijo.

“Las experiencias sensoriales digitales podrían alterar fundamentalmente la conciencia humana para experimentar la realidad de formas radicalmente nuevas”, predijo First.

Fuente: cybernews.com