Alemania cesa al jefe de agencia de ciberseguridad por presuntos vínculos con Rusia

El jefe de la agencia alemana de ciberseguridad, Arne Schönbohm, fue destituido de sus funciones con efecto inmediato, anunció este martes un portavoz del ministerio del Interior, después de que los medios revelaran sus supuestos vínculos con Rusia.

“La ministra del Interior (Nancy) Faeser decidió hoy destituir de sus funciones con efecto inmediato el presidente de la agencia alemana de ciberseguridad (BSI), Arne Schönbohm”, declaró un portavoz del ministerio en un mail a AFP.

Arne Schönbohm estaba en la mira desde que los medios se hiciesen eco de su cercanía con una asociación de asesoramiento sobre ciberseguridad, sospechosa de tener relación con servicios de inteligencia rusos.

“Las acusaciones bien conocidas y ampliamente comentadas en los medios dañaron definitivamente la confianza necesaria del público en la neutralidad y la imparcialidad” del presidente de la mayor autoridad en ciberseguridad de Alemania, indicó el ministerio del Interior.

“Esto es especialmente cierto en la situación de crisis actual sobre la guerra híbrida rusa”, añadió.

El ministerio indicó que una investigación sobre estas acusaciones está en curso. 

“En espera de la conclusión de esta investigación, la presunción de inocencia se aplica naturalmente a la persona de Schönbohm”, añadió el ministerio.

Esta destitución llega cuando Alemania está en alerta frente a posibles ataques de sabotaje de Moscú. 

Después de las fugas de los gasoductos Nord Stream 1 y 2, construidos para llevar el gas ruso a Europa, el país sufrió este 8 de octubre un sabotaje ferroviario de gran escala, por el cual algunos apuntan como posible responsable a Rusia en el contexto de la guerra en Ucrania.

De 53 años, Schönbohm, en el cargo desde el 18 de febrero de 2016, fue escogido por el gobierno de la ex canciller Angela Merkel.

El nombre de este ex gerente del grupo aeronáutico franco-alemán EADS fue entonces el objetivo de críticas, especialmente por los Verdes que están ahora en el gobierno.

“Se puede hacer la pregunta de si los nombramientos en materia de seguridad de los anteriores gobiernos CDU-CSU (conservadores, ndlr) fueron los mejores posibles”, comentó recientemente el experto en ciberseguridad Markus Beckedahl, en una entrevista a la cadena pública SWR.

La afiliación política “era más importabte que la propia experiencia, y las consecuencias se ven hoy”, deploró.

Desde hace más de una semana, Arne Schönbohm es cuestionado por sus presuntos contactos con una asociación denominada “Cyber-Sicherheitsrat Deutschland” (Consejo alemán de ciberseguridad o CSRD).

La asociación, cofundada en 2012 por Schönbohm y cuya sede está en Berlín, aconseja empresas, agencias gubernamentales y responsables políticos sobre los asuntos de ciberseguridad.

A la expectativa

Esas relaciones fueron objeto de investigaciones presentadas a inicios de octubre en un programa de la cadena de televisión pública ZDF.

Está en la mira una de las empresas adherentes del CSRD. Esta empresa, Protelion, es una filial de la compañía rusa de ciberseguridad O.A.O. Infotecs, que según las informaciones de la red de investigación “Policy Network Analytics” fue fundada por un colaborador del servicio de inteligencia ruso KGB.

Schönbohm aseguró el martes a la revista Der Spiegel que no sabía “lo que el ministerio verificó y cuales son las acusaciones concretas” contra él. Afirma que por esta razón pidió él mismo ser objeto de un procedimiento disciplinario.

En anterior artículo, Der Spiegel había considerado “por lo menos dudoso que Protelion desempeñe verdaderamente un papel importante en la arquitectura de la ciberseguridad alemana”.

La revista se pregunta además si las críticas al responsable son solo “una oportunidad bienvenida por el gobierno” para cambiar la dirección del BSI.

Rusia ha sido acusada en varias ocasiones de ciberespionaje contra Alemania, y eso antes de su invasión a Ucrania el 24 de febrero.

Se considera responsable de un pirateo informático de gran magnitud que afectó  en 2015 los ordenadores del Bundestag, la cámara baja del parlamento alemán y los servicios de la entonces canciller Angela Merkel.

El gobierno de Olaf Scholz prometió que reforzar la seguridad será una prioridad.

“Hemos estado muy preocupados por la seguridad informática en los últimos 20, 30 años”, subrayó el experto Markus Beckedahl.

Añadió que este asunto en Alemania “siempre fue considerado en los órganos de decisión políticos y económicos como un mal necesario, pero no necesariamente como una condición básica para la creación de infraestructuras durables para el futuro”.

Fuente: El Periodico de Guatemala