Así será la tecnología que anticipará daños en carreteras e indicará al Gobierno de Guatemala en cuáles debe invertir

FUNDESA entrega al Ministerio de Comunicaciones la herramienta tecnológica HDM4, para analizar el estado de la infraestructura vial y ayudará a tomar decisiones de inversión y mantenimiento de las carreteras.

La Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), entregó hoy al Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), la herramienta Object HDM4 (Higway Develapment and Management System), un sistema de gestión que ayudará a evaluar la infraestructura, planificar y apoyar la toma de decisiones relacionadas con la conservación y rehabilitación vial.

Jorge Benavides, investigador asociado de Fundesa, explicó que a través de la iniciativa público-privada “Guatemala no se detiene”, se planteó la necesidad de abordar los retos de la red vial desde la planificación con base en criterios técnicos. Lo que significa es que el mantenimiento, la reparación y atención de emergencias están basadas en planificación y no como hasta ahora que se actúan conforme suceden los eventos.

“El HDM4 permite saber el nivel de tránsito, el clima de los lugares donde pasan las carreteras, el nivel de soporte de cargas de los pavimentos, el tipo de vehículos y la cantidad que transita en cada vía, y así poder planificar las intervenciones, en el momento adecuado y con los recursos necesarios”.

De acuerdo con Benavides, el software ha sido financiado por el sector privado, y fue entregado al CIV para su implementación a través de sus diferentes unidades ejecutoras. De esa cuenta, Fundesa solicitó al ministro de Comunicaciones, Javier Maldonado, institucionalizar la herramienta a través de la creación de una unidad específica para su manejo, a fin de garantizar que el software se convierta en una herramienta de gestión gubernamental.

En qué consiste

Mauricio Salgado, consultor de la firma chilena Geslnfra Consultores, especialista en la aplicación del HDM-4 y el análisis del comportamiento de pavimentos para la elaboración de planos y programas de conservación de redes viales, dijo que durante cuatro meses se trabajó con los diferentes equipos de gobierno y sector privado para definir los módulos de la herramienta.

Salgado detalló que el primer módulo se refiere a la configuración, que integra los parámetros agregados de la red de carreteras, zonas climatológicas, modelos de tráfico, relaciones de velocidad/capacidad, series de calibración, entre otros. El siguiente es el relativo a flota vehicular, que abarca los tipos de vehículos y sus correspondientes características que transitan en las rutas.

El tercer módulo es de estándares de trabajo, que está conformado por los componentes de conservación, mejoramiento y desarrollo vial del país. El último complemento abarca la red de carreteras, en el que se integrarían el listado de rutas representativas de la red vial de Guatemala, sus características verificadas y actualizadas, con el fin de facilitar el proceso de aplicación y uso de la herramienta.

Según el consultor chileno, la alimentación de información base para estos módulos es el mínimo necesario desde el cual se tiene que partir para que se pueda hacer el uso de la herramienta. Con ello ya se podrían aplicar el análisis de datos en casos particulares, como la definición de políticas para la maximización de los recursos a largo plazo que se vayan a invertir en materia infraestructura a nivel estratégico, minimización de los costos para alcanzar objetivos particulares en términos de condición de los pavimentos, entre otras decisiones.

Institucionalización

Enrique Batres, directivo de la Asociación Guatemalteca de Contratistas de la Construcción (AGCC), quien participó en las mesas técnicas del HDM4, dijo que ha habido recepción desde el CIV para institucionalizar la herramienta. El primer paso sería instalarla en los equipos de las unidades ejecutoras y conformar un equipo técnico dedicado específicamente a la alimentación de datos de los cuatro módulos definidos. En ese sentido, primero sería definir con qué carreteras empezar el levantamiento de datos de la situación.

Según Batres, para garantizar el buen uso de la herramienta y auditar la correcta alimentación de datos base, el sector privado aprovechará que tiene participación en el consejo consultivo de algunas unidades ejecutoras, como el caso de la Unidad de Conservación Vial (Covial). También dijo que podrían participar la ciudadanía, otras entidades de gobierno y organismos internacionales.

El ministro de Comunicaciones, tras recibir el software de Fundesa, se comprometió a trabajar para su institucionalización, ya que consideró que se trata de una herramienta que permitirá contar con una infraestructura mejor planificada y que las inversiones sean bien focalizadas. Todo ello, redundaría en la productividad y competitividad del país.

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de Fundesa, entregó este jueves al ministro de Comunicaciones, Javier Maldonado, la herramienta HDM4. (Foto Prensa Libre: cortesía Fundesa).

Situación de las carreteras

De acuerdo con un documento que recoge una propuesta de reactivación económica en tiempos de crisis de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), acorde al Plan de Desarrollo Vial 2018-2032, Guatemala tiene una brecha que demanda pasar de 17 mil 440.23 kilómetros a 37 mil 951.89 kilómetros, siendo necesario invertir en 21 mil 165.29 kilómetros nuevos y la reclasificación de 7 mil 691.67 kilómetros de la red vial existente.

Esa propuesta describe que para cubrir esta brecha en un período de 20 años (cinco gobiernos consecutivos), implicaría aumentar la capacidad de construcción a 1 mil 500 kilómetros de red vial por año, en contraste con el promedio entre 1995 y 2018, que ronda los 216 kilómetros construidos por año.

Fundesa señala que el modelo actual bajo el cual opera el Estado de Guatemala produce una inversión pública en infraestructura que ronda el 1.5% del PIB por año, siendo una cifra que ha venido a la baja durante los 10 años más recientes. El Estado construye en promedio 216 kilómetros de infraestructura vial nueva por año. A esa velocidad se podría esperar que la brecha actual de red vial se logrará cubrir en un período de 134 años.

Fuente: Prensa Libre