Noticias

“Desde el Gobierno intentaron hackear mi cuenta”

Al tuitero Ronald MacKay le hackearon las cuentas en redes después de compartir una noticia de Nómada sobre las investigaciones alrededor de la tragedia de las 41 niñas en el Hogar Seguro. Lo entrevistamos sobre esos hackeos, su reunión con Jimmy Morales en la campaña e incluso sobre su doblaje a Gloria Álvarez. Aquí, un resumen de la entrevista.

– Cuando uno habla con MacKay siente como que hablara con un amigo adolescente, con las mismas bromas y la misma forma de expresarse. La diferencia es que tiene 140 caracteres que llegan a 280 mil personas. Algo así, salvando las distancias, debe sentirse cuando uno habla con Donald Trump. ¿Qué se siente que haya más gente así como vos en las redes?
– Entre más variedad, yo pienso que mejor. Hay que seguir a todo el mundo, en la variedad está el sabor.

– ¿Vos seguís a gente como Trump?
– No, vieras que lo detesto. Sigo más a gente que le hace burla.

– Tu trabajo para muchos adolescentes debe ser el trabajo ideal. Reírte de vos mismo y de la gente. ¿Cómo llegaste a eso?
– Yo no sabía que quería. Hacía lo que me decían. Me metí a diseño gráfico, pero mis papás me decían que me metiera a ser ‘licenciado y arquitecto’. Y luego en arquitectura me di cuenta que no era lo mío. (…) Después empecé una tienda de venta de cómics y luego empecé a editar videos en Youtube y en Hi5videos. Ahí me pusieron en videos de comedia y empecé a subir. Esto me llevó.

– Hace unas semanas, cuando fue la tragedia del Hogar Seguro, vos denunciabas que te denunciaron la cuenta de Facebook. Fue después de compartir una nota de los audios que descubrió Nómada.
– Vi que tuitearon que les habían atacado la página. Y yo dije: ah, ve pues, no quieren que se vea esta nota, entonces vamos a hacer que se vea. Y me la empezaron a denunciar.

– ¿Qué pensás de estos personajes que creen que así van a evitar que la gente lea, se entere de lo que pasa?
– Que creen que va a ser fácil que se salgan con la suya, pero no va a ser fácil.

– Vos contabas que una persona había intentado hackear tu clave de Tuiter muchísimas ocasiones.
– Sí, como tengo verificada mi cuenta en Tuiter, me notificaron que alguien se intentó meter 107 veces poniendo sus propias claves. 107 veces. Y lo peor es que lo hizo desde su cuenta personal: marvinpalacios1@gmail.com. Y agarré el correo y me salió un tal Marvin Palacios. Yo dije: por qué. ¿Quién es este tipo? Me metí a su cuenta de Facebook y vi que salía tomando fotos en FCN. Y todo lo tenía abierto; ni siquiera lo tenía en privado.

– ¿Y qué hiciste?
– Sin decir nada, se lo compartí a varios conocidos en Tuiter. Y alguien me dijo: ¡ese es Dictalord! Sí tiene que ver una cosa con otra. Dictalord ahora es una cuenta que se vende y se ha vendido en varias ocasiones. El que maneja el netcenter es el mismo. Y lo que pienso es que si van a contratar a alguien para hacer inteligencia, tienen que ser una persona inteligente. Al descubrir quién era, empecé a regar la información de quién era. Primero la regaron anónimos y yo aparecí y dice: oh, ah, qué pasó, quién es. E hice la pantomima. Y trabajaba en la Secretaría de Comunicación. Entiendo que es cuñado del jefe de bancada de FCN-Nación. Ellos felices ahí haciendo estragos. Después de que me ofrecieron hasta chance.

– ¿Jimmy?
– Por parte de este Gobierno. Cuando llegaron estos me llegaron a insinuar que había trabajo para mí en el Ministerio de Cultura.

– ¿Cómo fue?
– Empezó a asomarse un tipo extraño, oscuro, en el lugar, que no quería entrar porque tengo cámaras y me decía que saliera. Cada vez que yo hacía videos, llegaba con chismes de política y quería influirme. Pero yo no soy fan de ningún bando. Era como un reptiliano el don.

– ¿Y qué le dijiste?
– Que a como está el pueblo, quizás mejor en otro momento. No pareciera por la manera en la que me expreso, pero tengo valores, me crió mi mamá y mi abuela.

– Bueno, a Jimmy también lo crió su mamá.
– Él vendía mucho la idea de que los plátanos y la chingada. Yo creo que el ser humano es capaz de corromperse. Por eso le dije al que me ofreció trabajo que no, porque de repente uno la caga. Yo tengo de dónde vivir, haciendo menciones y con otros trabajos.

– ¿Vos no recomendarías que las personas que hacen comedia hagan política?
– Pues puede salir uno bueno, pero con Jimmy pensé que era de los chavos herméticos, que viven en otro nivel.

– ¿Y cómo conociste a Jimmy?
– Pues un día llegó a mi local de cómics. Yo todavía no había mencionado a Jimmy en mis videos de política.

– ¿Y por qué?
– Porque nadie lo pelaba. Pero cuando lo vi, le dije qué estás haciendo acá. Y llegó: yo soy partícipe de apoyar al talento. Y llegaba con una cámara go-pro. Desde ahí me insultó. Yo le dije: a mí me han ofrecido de todo, carros… pero no soy de volverme fan de alguien porque me regale cosas. En un momento le dije que me ayudara a una campaña que hacía para Navidades de regalar cosas a gente que lo necesitaba. Y me respondió: yo cobro por eso. La gente que habla de costos para ayudar es la gente más pura mierda.

Entonces no me simpatizó. Y yo le pregunté: ¿estás seguro de esto que vas a hacer? La situación está muy delicada como para que te tirés. Y no se cómo lo hizo, pero nos la coló.

– ¿Y qué hiciste en la campaña?
– Es que no había buenas opciones. Teníamos a Baldizón, a la Sandra. Y yo llegué a pecar de decir: muchá, tenemos a este tipo que no sabe cómo se hace la cosa y tenemos a este mal conocido de la doña y podíamos controlarla. Pero los amigos de Jimmy venían a hueviar (robar) y son tan estúpidos que ven que la gente está casi con antorchas para quemarlos y siguen robando. Y ya (Jimmy) no me dio más entrevista en el programa de radio.

– Uno de tus doblajes más divertidos que hiciste fue a Gloria Álvarez. ¿Qué te dijo?
– Se hizo como que no la había visto. Llegó al programa y decía que ella movía a las masas y decía que ella era la responsable de todo lo de las manifestaciones.

– En Estados Unidos los comediantes están teniendo mucho éxito para cubrir a Trump.
– A los gringos se la colaron los rusos. Solo evidenció que hay un montón de gente ignorante en Estados Unidos que se pone la capucha del Ku Kux Klan.

– El medio Vox decía que los comediantes son menos tolerantes con la mierda y por eso cubren tan bien a Trump. Los comediantes son más peligrosos que los medios.
– Sí, la sátira es castigada y eso no me puse a pensar al principio cuando empecé a hacer las pendejadas que hago. Al principio me llegaban amenazas, pero después ya me llamaban los políticos para los que le hicieran burla. Como Edwin Escobar, que su video no lo había visto nadie y luego del doblaje, ya lo vieron decenas de miles. Y me agradeció.

– ¿Cómo influencian las redes a la política?
– Las redes te ayudan a construir las piezas de tu propio muñeco de información. Podés agarrar cosas de un lado, de otro, y así vas armándolo chilero.

– ¿Qué pensás del racismo?
– Mi familia MacKay era de Jamaica y mi abuelo, mis tías, mis primos eran negros. Cuando iba con mis primitos negros, oía todas las barrabasadas que les decían. La gente dice que chocochavo es racista, pero nunca he dicho qué significa.

– ¿Qué les dirías a los machitos que se creen más hombres por acosar a chavas en las calles?
– Yo no lo he hecho porque no tendría el valor de hablarle a una chava. Todos fuimos criados de cierta manera machista. Mi abuelo llegaba de trabajar duro todo el día y aunque mi abuela también había trabajado duro todo el día en la casa, tenía que servirle. Todavía poseo características machistas. Es como lo de los gays. Yo tengo amigos gay desde la u, pero a veces viene la sátira de: ay, sos maricón. Uno lo tiene como en la sangre.

– Pero eso es como el mito de que los circos no podían ser sin animales. Y el mejor es sin animales.
– Sí, está bien, los animalitos del zoológio están súper estresados porque está encerrado. Así somos los seres humanos.

– ¿Qué te gustaría que pasara más en las redes en Guatemala?
– Que se informaran más, que participaran más, se involucraran más, para que no estemos tan jodidos.

–  ¿Le pedirías a Jimmy que dejen de hackearte desde el Gobierno?
– Sí, se gastan mucho dinero en eso, cuando podría usarse para camillas nuevas en los hospitales. Falta mucho. Es un gran camote, pero ellos se metieron sabiéndole. Ahora que le hagan huevos.

 

Fuentes: Nomada.gt