Reportajes

CIBERDELITOS: Retos del Sector Justicia o Morir en el Intento

Los indicadores del incremento de los ciberdelitos en Guatemala cada año son más alarmantes.

Uno de mayor incrementos son los relacionados con temas sexuales como lo son las sextorsiones, acoso sexual y la suplantación de identidad (inclusive hasta de cargo) con intensión de someter a la víctima por medio de proposiciones sexuales o llegar al punto de secuestro y violación.

Recientemente el Observatorio Guatemalteco de Delitos Informáticos – OGDI (www.ogdi.org) publicó estadísticas de las unidades de la PNC donde se ve de manera preocupante, la diversidad de delitos que utilizan la tecnología como medio para cometer ilícitos en el ciberespacio. El indicador de mayor crecimiento son las amenazas relacionadas con extorsiones. Pero, realmente el sistema de justicia entiende este nuevo fenómeno como algunos los llaman? Como se cometen?  Que técnicas usan? De donde se originan?  Que los motiva? Cual es la finalidad?

Estas y muchas interrogantes son parte de lo que hoy en día nadie quiere comprender o simplemente hablar, al no existir legislación sobre los ciberdelitos, no es tomado en cuenta, lo cual nos lleva a la deriva jurídica en el mar de ilícitos tecnológicos que se están cometiendo en el País.

Los ciberdelitos se están propagando en nuestra nación desde hace más de 5 años, pero, uno de los fenómenos que me llama más la atención es la gran cantidad de sociópatas que los he enmarcado como DEPREDADORES SEXUALES, los cuales están ofreciendo empleo que muchos son fantasmas y piden favores sexuales a cambio de darle a la joven victima el pues de trabajo que tanto anhela. Este nuevo fenómeno lo están explotando muchos enfermos sexuales y vemos denuncias en sitios de compra-venta donde encontramos muchas historias de jovencitas que dicen que fueron acechadas por estos maleantes (que se hicieron pasar por promotores de edecanes, gerentes o empresarios) y algunas fueron manoseadas. Pero me pregunto? Que acciones se están tomando? cuantas  de estas denuncias no proceden en los medios de investigación y lo más delicado, como se están resguardando estas evidencias digitales que al día de hoy, las tratan como si fueran evidencias ordinarias lo cual no es correcto ya que no se apegan a protocolos y normativas que rigen sobre las evidencias digitales y electrónicas.

Como el sistema judicial se está preparando? Conoce el sistema de justicia y ha estudia los ejes que componen  la estrategia nacional de seguridad cibernética que es el horizonte hacia donde debe de avanzar el País? Se están preparando sobre esta temática o simplemente están a la espera de que la iniciativa 5254 se vuelva ley para accionar? Conocen el decreto 47-2008 que establece que TODA EVIDENCIA DIGITAL DEBE DE SER TOMADA COMO EVIDENCIA SI SE MANTIENE EN SU FUENTE ORIGINAL? Veo con mucha preocupación cómo están confundiendo el Derecho Informática como si fuera derecho mercantil en muchas universidades y no digamos la informática forense, del cual solo están haciendo viles ensayos basado en hacking o en un simple curso de introducción a la computación. Me pregunto: Esta son las generaciones de profesionales que están entrenado para combatir las nuevas olas de delitos que se incrementar y se perfeccionaran con el uso inteligencia artificial (IA) y con la llegada de la tecnología 5G?

El horizonte es preocupante. El sistema de Justicia nacional ha recibido entrenamiento desde 07 años por muchos organismos internacionales y aun así, no se nota el crecimiento y madurez en el tema. Así mismo, los entes de seguridad publica están bien equipos pero, siguen fallando en los procesos de recolección de evidencias digitales, rompiendo las cadenas de custodia por desconocimiento o simplemente porque no existen buenas prácticas en el manejo de una de las evidencias más volátiles del mundo.

En pleno siglo XXI, seguimos trabajando como si estuviéramos en los tiempos medievales y lo más doloroso es pasar más de 50min explicando que es una computadora en una exhibición de informe técnico, para terminar los últimos 10min hablando sobre la investigación y expertices forense digital del caso.  A esto nos enfrentamos. Mientras vamos a paso de tortuga, la delincuencia va marchando en un auto deportivo dejándonos atrás junto a las actualizaciones y creaciones leyes que permitan el accionar sobre estos.

En mi opinión, creo que es el momento de sincerarnos. De ver que los ciberdelitos han inundado todos los estratos de la sociedad de manera nacional y con ciberdelincuentes que ya accionan desde fuera de nuestras fronteras cibernéticas y que deben también, ser procesados por los ilícitos que comprometen no solo la ciberseguridad nacional (infraestructura crítica, sistemas bancarios, ciberguerra, ciberterrorismo, robo de información sensible o clasificada) sino también, por los efectos y la repercusión de datos físicos o contra la integridad de los usuarios (sextorsion, grooming, ciberprostitucion, ciberdifamaciones, delitos en contra del honor) en conjunto con delincuentes nacionales.

Estas amenazas cibernéticas, sumados al gran vacío judicial y el desconocimiento de muchos de estos temas en todo el sector judicial, se nos está volviendo un caldo de cultivo para la reproducción de infinidades de modelos de ciberdelitos que tarde o tempranos, sino somos profilácticos, se nos saldrá de la mano y como siempre, el mayor impacto será sobre el pueblo (el usuario final). A todo este ecosistema y a la diversidad de ciberculturas que habitan en internet, no le estamos sumando los delitos de alta tecnología, ciberdelitos al sector educativo, sector militar, de salud, económico, hogares entre tantos temas y exposiciones llevados de la manos del internet de las cosas (IoT)  y los ilícitos emergentes entre los jóvenes como el consumo de drogas electrónicas y los cigarros electrónicos en el cual pueden usar cualquier tipo de droga liquida o sólida.

La pregunta final es si el sistema judicial está YA preparado para enfrentar la realidad del siglo XXI de las nuevas generaciones que consumen tecnologías y de una macro automatización basada en la revolución industrial 4.0 además de las megas campañas publicitarias basadas en la masificación de la información y de los estudios de mercados, teniendo como base la Big Data o, simplemente seguiremos reaccionando cada vez que suceda un hecho sin tener visión de prevención y de ciberseguridad nacional.

Queda en manos del sector judicial tomar las riendas de un mundo irreal, donde se cometen delitos que tienen repercusiones reales y muchas veces, arrebatan la vida de muchos inocentes.

Jose Leonett / Ceo&Founder de OGDI. 2019