Noticias

La prueba científica para resolver crímenes: El caso de Cerro Alto en San Juan Sacatepéquez

La prueba científica no es solo un tema de ficción de la práctica forense para programas de televisión, en la vida real se convierte en una herramienta determinante en la resolución de un hecho criminal.

El secuestro de los niños de San Juan Sacatepéquez requirió de prueba científica para condenar a los responsables. Las voces de los cuatro secuestradores fueron identificadas por el laboratorio acústico-forense del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (Inacif). Este es uno de los 10 laboratorios que tiene la entidad.

El laboratorio acústico-forense es uno de los 10 laboratorios del Inacif.

El análisis de la prueba

Solo en 2017 fueron analizados 58 mil 290 segundos de voces. Un año después la cifra aumentó a 175 mil 255 segundos y el año pasado fue de 196 mil 631 segundos. 

UNAS 50 LLAMADAS ENTRE LOS CUATRO SECUESTRADORES FUERON ANALIZADAS POR EL LABORATORIO PARA IDENTIFICAR SUS VOCES.

La mayoría de análisis son utilizados para resolver casos de secuestros y extorsiones.

El director del Inacif, Fanuel García, contó que el año pasado se fortaleció el trabajo del laboratorio con equipo moderno, licenciamientos y mobiliario. Además de la ampliación de instalaciones y acondicionamiento del área pericial.

El director de INACIF, Fanuel García, fue creado en 2007.

La entidad necesita unos Q500 millones

El Inacif nació en 2007. Antes de la entidad, el nivel de impunidad en delitos contra la vida superaba el 99 por ciento, debido a que todo era empírico y basado en testimonios.

En la actualidad se estima que la impunidad ronda el 70 por ciento. El porcentaje aún es alto, por lo que se necesita fortalecer la entidad, asegura el director de Inacif.

Los Q250 millones de presupuesto no son suficientes para lograr mayor efectividad. Los casos aumentan un 15 por ciento cada año.

La prueba científica es fundamental para enjuiciar y sentenciar a responsables de crímenes, indica Fanuel García, director del Inacif.

Por ello se necesita tener el equipo y el personal para contar con mayor presencia en todos los municipios. Por ahora el Inacif está en todo los departamentos, pero solo en 27 sedes municipales. García requiere al menos Q500 millones de presupuesto para cubrir todo el país.

Todo ello demuestra que para superar la mora judicial y la impunidad en casos de delitos violentos, es necesaria que la sociedad y el aparato estatal se decidan a realizar mayores inversiones en materia de tecnología forense, como parte del fortalecimiento al sistema de justicia de Guatemala.

Fuente: Republica.gt