Noticias

Mi ex me acosa en Internet y no hay ley que lo sancione

DESPUÉS DE CORTAR LA RELACIÓN, LA COMUNICACIÓN ENTRE ELLOS DEJÓ DE EXISTIR, O AL MENOS ESO ERA LO QUE ESTAS PERSONAS CREÍAN HASTA QUE EMPEZARON A SER ACOSADOS.

Después de hablarse casi todo el día y estar pendientes uno del otro, es normal que el vacío de esa persona te haga sentir triste o deprimido. Algunos dirán que lo más sano es cortar la comunicación por completo: llamadas, mensajes y redes sociales. Pero, ¿qué pasa cuando te comienzan a mandar solicitudes de perfiles falsos o desconocidos? Es posible que te observen a la distancia con el fin que sepas que miran cada paso tuyo.

El orbiting significa orbitar y dentro de este fenómeno se interpreta como “hey, terminamos, pero te vigilo”. Lo más preocupante del caso es que tú sabes que es tu ex quien te vigila y acosa.

“Esto puede caer en obsesión. Y esto suele ser debilitante para la persona que es víctima de este comportamiento, también para quien que está siendo acosado”, señala Leslie Pedroza, psicóloga clínica. Los que son orbiter no solamente rondan por las redes sociales sino que lo llevan al extremo utilizando mensajes de texto o llamadas.

Imagen: Vistazo

Según BBC, el orbiting es una tendencia de acoso en las redes sociales que lo utilizan para ver historias de Instagram, publicaciones en Facebook o Twitter, pero se ha llevado al extremo.

José Leonett, experto en ciberdelitos, afirma que no hay una ley que vele por la seguridad cibernética de los ciudadanos en Guatemala. “El orbiting no es un delito hasta entrar al acoso y se necesita un consenso a nivel nacional para contrarrestar las consecuencias que de esto se derive”.

Según el Ministerio Público, no tienen registro de denuncias sobre ciberacoso, ya que los casos no se tratan específicamente sobre este rubro sino como un acoso a rasgos generales.

La realidad de la situación

Dos historias cuyas diferencias de género no las hace tan diferentes, en las cuales los amigos en común, recuerdos o familiares no los unen. Sin embargo, una relación que fracasó para ambos los llevó a sufrir la misma tortura. Dos relatos, en el que uno terminó en “bloquear”, mientras otro continuó con problemas.

Marco, quien estaba involucrado en una relación tóxica, decidió tomarse un tiempo para pensar bien qué quería en la relación. Unas cuantas semanas fueron suficiente para darse cuenta que ya no deseaba estar con su novia Karla. Tras una pequeña charla con café en un restaurante decidieron seguir solamente como amigos.

 

Por otro lado, Laura también decidió terminar con su novio Kevin. Ambos acarreaban problemas desde hace meses, donde incluso varias infidelidades por parte de él terminaron de sepultar la relación.

El tiempo sana cualquier herida y, tanto Marco como Laura, intentaban recuperarse sentimentalmente. Él tuvo suerte, dos semanas después empezó a salir con una chica de su universidad con quien congeniaba muy bien. Ella, no se quedó atrás y después del trabajo salía con su mejor amigo con quien también estudiaba en la universidad y empezaron a gustarse mucho tras la ruptura.

¿Dónde consiguió mi teléfono?

Imagen: Mendoza Post

El cariño empezaba a fluir entre ambas relaciones. Las citas eran más frecuentes y el fracaso de las parejas anteriores de Marco y Laura habían sido olvidadas. Sin embargo, unos mensajes amenazantes interrumpieron los sentimientos de tranquilidad.

“No eres quién para estar con él. Él no me olvida y seguro te va a dejar por mí”, empezó a recibir la nueva pareja de Marco de un número desconocido. Obviamente, con la sorpresa de tales mensajes, ella le mandó una captura de pantalla a él para obtener explicaciones. El joven quedó pasmado al darse cuenta que era el número telefónico de Karla, su última ex novia.

No quedó allí, Karla también seguía a la chica en otras redes como Instagram y tenía solicitudes de amistad en espera en Facebook. “Saber qué quiere. Solo ignórala y déjala en visto”, dijo Marco para tranquilizar la situación. Sin embargo, los mensajes empeoraron y su ex novia empezó a amenazar con interrumpir sus citas y que sabía incluso dónde trabajaba ella. Él hizo lo mejor y la bloqueó en sus redes sociales. Aconsejó a su pareja hacerlo también y tras el bloqueo, los mensajes se detuvieron.

Solo tenías que bloquearlo

Con Laura fue más difícil. Solo fueron un par de citas hasta que su ex novio Kevin comenzó a amenazar. “Los voy a buscar y te voy a romper la cara”, fue el primer mensaje que envió. También la amenazó que golpearía a su chico con el que actualmente salía. Tras ver poca respuesta por parte de ambos, el ex novio decidió llamar a la nueva pareja de ella, lo que provocó que su relación no tuviera frutos.

Imagen: acritica.com

Laura se quedó sola de nuevo y no por alguna mala relación o infidelidad como la que tuvo con Kevin. El miedo de su mejor amigo a que le pudiese pasar algo a ella por el simple hecho de estar juntos fue razón para terminar esa relación que pudo llegar a más.

Laura permanece con miedo, muchos de sus amigos a quienes comparte la historia le aconsejan bloquearlo. La joven no lo acepta por miedo a que esa decisión pueda acabar con una visita inesperada de su ex novio.

¿HAS PASADO POR ESTA SITUACIÓN? ¿CONOCES A ALGUIEN QUE SUFRA DE ACOSO? ¡CUÉNTANOS TU RELATO!

 

Fuente: Relatos / GABY RODRIGUEZ @gabvirus